Cómo Final Fantasy VII cambió la historia del videojuego

Cómo Final Fantasy VII cambió la historia del videojuego

La ruptura de las relaciones entre Square y Nintendo marcó para siempre el devenir de la industria.

Final Fantasy VI Super Nintendo

Final Fantasy VI, la última entrega de la saga creada para una consola de Nintendo (Imagen: Bryan Ochalla).

Con casi 20 años a sus espaldas, Final Fantasy VII sigue siendo uno de los videojuegos más influyentes de la historia. No en vano, el episodio más célebre de la saga de RPG por excelencia supuso el fin de la larga y fructífera relación comercial entre la desarrolladora Squaresoft y Nintendo, cuya videoconsola Famicom había visto nacer a la propia saga Final Fantasy.

Aunque los motivos oficiales que llevaron a Squaresoft a abandonar a Nintendo en favor de Sony se reducen a la necesidad de trabajar con un formato de mayor capacidad que el cartucho, lo cierto es que la relación entre ambas compañías se había ido resintiendo con el paso de los años. Es bien conocido que, Nintendo, especialmente durante la época de NES y Super NES, llevaba a cabo una política excesivamente restrictiva con las desarrolladoras, controlando por completo el proceso de producción de los juegos y manufacturando en exclusiva los cartuchos. Aunque Squaresoft era una de las compañías más populares del momento, el trato que Nintendo les daba no difería del resto. A esto hay que sumarle la negativa de los de Kyoto ante la posibilidad de aumentar la memoria de sus cartuchos. A finales de 1991, Squaresoft se vio obligada a retrasar el lanzamiento de Romancing SaGa a principios de 1992 debido a los muchos bugs que encontraron en el juego durante la fase de testeo. Ante la imposibilidad de arreglar dichos errores debido a la limitación de memoria de los cartuchos de Super NES, acudieron a Nintendo para pedirles utilizar un nuevo soporte de 12 MB  de capacidad. Nintendo se negó, ya que estaba reservando este nuevo cartucho para la producción de Dragon Quest V por parte de la japonesa Enix. Así las cosas, Squaresoft se vio obligada a recortar importantes partes del juego, incluyendo el escenario de un jefe final.

Los problemas entre Nintendo y Squaresoft continuaron con el desarrollo de Secret of Mana (Seiken Densetsu 2). El título se planificó y comenzó a desarrollar para el nuevo sistema de CD-Rom para Super Nintendo en el que Sony se encontraba trabajando con Nintendo. Sin embargo, los problemas entre Nintendo, Sony y Philips acabaron mandando al traste este periférico. Squaresoft se vio forzada a comprimir el juego para adaptarlo a formato cartucho, lo que derivó en una importante serie de bugs en el título final.

El último proyecto conjunto de Nintendo y Squaresoft añadió más tensión a la ya existente: la producción de Super Mario RPG para Super Nintendo. Inicialmente, el título iba a ser un lanzamiento de Squaresoft, pero acabó resultando de Nintendo después de que esta última acusara a Squaresoft de haber acelerado el proceso de desarrollo del juego. Tras las desavenencias derivadas de Super Mario RPG, la relación entre ambas compañías alcanzó un nivel de tensión que pudo empujar a Squaresoft a tomar la decisión de abandonar a Nintendo de cara a su próximo Final Fantasy. Durante la planificación del desarrollo de Final Fantasy VII, Squaresoft experimentó con el motor gráfico de la siguiente consola de Nintendo tras Super NES: Nintendo 64. Haciendo uso del diseño de personajes de Final Fantasy VI, Squaresoft recreó una escena de batalla con personajes modelados totalmente en 3D, que dejaba claro cómo sería su Final Fantasy de nueva generación.

 

 

Sin embargo, cuando Squaresoft descubrió que Nintendo 64 no contaría con unidad de CD-Rom y seguiría apostando por el cartucho, decidió que sus próximos títulos no llegarían a videoconsolas de Nintendo. Así, en 1996, Squaresoft anunció que Final Fantasy VII, su próximo título RPG, sería un título exclusivo para PlayStation, la nueva videoconsola de Sony, menos potente gráficamente que Nintendo 64 pero mucho más versátil a la hora de trabajar con ella gracias al soporte de CD-Rom. Este anuncio conmocionó a la industria del videojuego en Japón e hirió para siempre las relaciones de la desarrolladora nipona con Nintendo.

La llegada de Final Fantasy VII a la consola de Sony inclinó la balanza de las ventas en favor de PlayStation. Por aquel entonces, la popularidad de la saga Final Fantasy en Japón era enorme, y los aficionados al videojuego que se pasaron de Nintendo a Sony lo hicieron en su mayoría para poder jugar al espectacular Final Fantasy VII. El movimiento de Squaresoft  y el consiguiente éxito comercial de PlayStation llevó a Enix a llevar su célebre saga Dragon Quest también a esta consola, golpeando duramente a Nintendo, que no volvería a albergar una entrega de cualquiera de estas dos sagas hasta muchos años después.

El efecto “Final Fantasy VII” no se dio solo en Japón. En Estados Unidos, donde por aquel entonces la franquicia Final Fantasy era también muy popular, acogió con los brazos abiertos a PlayStation para poder disfrutar la séptima entrega de la saga. Por su parte, en Europa, Final Fantasy VII supuso el desembarco del género del rol japonés, popularizándolo hasta cotas insospechadas y situando a PlayStation como la consola reina en el viejo continente.

El golpe que Squaresoft asestó a Nintendo fue muy duro, que vio cómo por primera vez en la historia del videojuego una compañía le superaba ampliamente en ventas. Los de Kyoto no olvidarían fácilmente el abandono de Squaresoft, negándose a lanzar títulos de dicha compañía hasta la época de Gameboy Advance. A pesar de que Nintendo y Squaresoft han retomado sus relaciones comerciales, la situación entre ambas compañías continúa siendo tensa a día de hoy. No en vano, ningún episodio principal de la saga Final Fantasy desde la sexta entrega ha visto la luz en exclusiva en una videoconsola de Nintendo.

bannerff7

Ricardo Martínez Cantudo

2 Comentarios

  1. nolver 25/08/2014 Responder

    Sería muy interesante ver un gráfico de las unidades vendidas en ambas consolas algunos meses antes y después del lanzamiento de FFVII. Sin tener algo como eso por delante, afirmar que FFXVII jugó un papel relevante es simplemente un acto de fé. Más cuando N64 y PSX son sistemas tan diferentes: a priori, ¿no es más lógico pensar que el coste de fabricación de un cartucho de N64 (35$) para 16Mb, contra los 5$ para 640Mb que costaba un CD de PSX pudo tener un papel más importante en el éxito de PSX contra N64 de lo que cualquier juego por si solo puede haber causado? O la piratería, PSX fué el primer sistema en el que se podía jugar contenido pirateado con una facilidad pasmosa (chip barato + grabadoras de CD en todos los hogares) ¿que pudo significar realmente FFXVI ante este fenómeno?

    Me reitero, sería muy interesante tener eso datos, para saber lo que realmente ocurrio.

    • Jose 17/08/2016 Responder

      FF7 es seguramente mi juego fetiche, pero la base del artículo no me convence. Es decir, FF 7 ayudó mucho a inclinar la balanza del éxito hacia Playstation, pero no fue lo definitivo.
      Fueron muchos motivos: Para los desarrolladores, el precio del soporte del CD frente al cartucho, la capacidad, las facilidades por parte de Sony… Para los usuarios: Los novedosos gráficos en 3D, las nuevas IPs que se salían para ella, las capacidades multimedia, como dice el artículo, los juegos exclusivos que se fueron para PSX.

      Playstation apareció un año y medio antes que Nintendo 64 y poco a poco fué atrayendo a sus usuarios y demostrando de lo que era capaz, al tiempo que dejaba en evidencia a Saturn.
      Final Fantasy es un juego increible, sobretodo en 1997. A mí me motivó a que comprara la consola, pero hay que ponerse en situación: explotaron los FIFAs anuales, juegazos exclusivos como Metal Gear Solid, Tekken, Destruction Derby, Gran Turismo, Crash Bandicoot… los juegos Platinum rebajados, la piratería… fué una época de cambio y PSX era la favorita con diferencia.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

CERRAR