Una historia de amor

Una historia de amor

14_55_51_186_fileFinal Fantasy VII. Esa obra que trajo el rol japonés al cetro del occidental medio, marchamo en toda una generación y diana para quienes sostenemos que el sexto capítulo le pega un repaso, primera piedra más que piedra angular, la vaca sagrada de los tiempos de bonanza de Square, el tripartito divino entre Sakaguchi, Kitase y Uematsu (diseñador, director y compositor respectivamente), y todo lo que ustedes quieran venir a considerar.

Por muchas razones, algunas evidentes como la campaña de marketing perpetrada por Sony el verano del ’97 en la vieja Europa, aciertos obvios como el skill system con materias asociadas, y decisiones que estriban más en el temor que el deseo –el estilo cabezón, tan cute y vilipendiado, se decidió por continuismo, no por pereza–, FFVII siempre anda en boca de todo el mundo. Que si ahora sale en Steam, que si una parodia musical, que si en Minecraft han recreado medio Midgar… y en esta guisa, Jaime Colliver, un fan con el nick en Youtube de TheJamster1992, ha llevado hasta el paroxismo su dedicación y paciencia creando homenajes dentro del motor de Little Big Planet 2.

Este estudiante de la Anglia Ruskin University ha dedicado dos años y medio a recrear los tres CD’s (o cuatro CD-ROM’s en PC), pese a las limitaciones que imponen las propias herramientas, con absoluto mimo y minuciosidad por los detalles: la banda sonora, el sistema de batalla, los skins, los diálogos originales, y no es tanto un remake al uso como un ejercicio de orfebrería desde el corazón de un forofo, un auténtico amante del juego. Es interesante comprobar como FFVII, envejecido pese a quien le pese, permanece vivo en las manos de quienes se empecinan en revivirlo, y éste quizá sea su mayor logro, como aquellos fan fictions sobre Doctor Who o Star Trek (ahora de gemeliers o onedirectioners), escapándose y subvirtiendo la sombra del original que invocan.

Se rumorea que en el próximo E3 de 2015, diez años después de aquella demo técnica creada para mostrar la virtudes de una alienígena PlayStation 3, Square Enix se pronuncie sobre el posible remake oficial del juego, para nueva generación y haciendo uso del motor Unreal Engine 4. Es indiscutible el posible filón de un tótem remasterizado en tiempos de constante revisión, maquillado o calco descarado, y más conociendo las ventas que sigue generando un juego que, en copia física, ha alcanzado cifras de escándalo gracias a la inflación de lo retro y la poca vergüenza de algunos ebayers.

14_55_53_783_fileFinal Fantasy VII ha trascendido sobre los discursos que lo tachan de lineal y pánfilo, muy de acuerdo en este punto, ha traspasado a compañeros de género que lo doblaban en ganas y originalidad –Mother y Chrono Trigger sonríen con descaro– y ha rubricado en el poso de la nostalgia su facultad de imperecedero, generando sonetos para Aeris y hentai para Tifa, o logrando que un estudiante de informática dedique cuatro horas diarias durante 5-7 días a la semana para completar un tributo anecdótico pero incólume. FFVII clavó hace tiempo la bandera en la cima de ese matchmaking que fue “el mejor de toda la saga”, una saga en estertores de la muerte o al menos herida de espíritu, pero si la actual Square Enix asume los enormes costes de una revisión completa, dudo que alguien se resista a unas cuantas horas de grindeo dentro de aquel universo tan legendario. Mientras tanto, un Shephiroth con careto de sackboy es lo mejor que puede echarse uno a la cara y restarle transcendencia a una némesis que nunca lo fue tanto.

Israel Fernández

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies