Cine y videojuegos: un diálogo transversal, la gestación y el empaque de un sueño

Cine y videojuegos: un diálogo transversal, la gestación y el empaque de un sueño

John Tones, en el estupendo prólogo a Cine y videojuegos: un diálogo transversal, menciona la película Shoot´Em´Up como una de sus favoritas en lo que a fusión de ambos lenguajes se refiere, a la vez que señala su no inclusión en el libro. Tiene una explicación muy sencilla el que la película de Michael Davis no aparezca citada en sus páginas: aunque sabía de su existencia no la he visto, por lo que desconocía sus valores en este sentido. Y podía haberme sentado mal mi ignorancia al respecto, que me hubiera dado rabia no tener esa película en mi background cinéfilo para poder sacarle partido, pero el efecto fue el contrario. Dando un paso atrás me doy cuenta de la ingente cantidad de referencias utilizadas que sí están ahí porque forman parte de mi memoria cinéfila y gamer. Creo que eso le da cierto aire de autenticidad al libro, y explica también el que no haya una sola cita a otros trabajos en sus 224 páginas.

Y es que Cine y videojuegos: un diálogo transversal no parte de cero. No se trata de un trabajo en el que me haya sentado en blanco delante del ordenador para mezclar mis ideas con lo que ya se hubiera escrito sobre el tema. En el libro no hay citas porque este se ha ido construyendo durante años a base de plasmar mis pensamientos en cientos de artículos. LunaNo hacía falta reseñar a nadie porque la materia prima ya la encontraba dando vueltas en mi cabeza en ese trabajo del día a día. Simplemente, el estar toda mi vida jugando videojuegos, viendo películas y leyendo sobre cine, hizo que un día viera, por ejemplo, las similitudes entre una escena de tensión en Las dos tormentas (D.W. Griffith, 1920) y la mecánica de plataformas y avance ininterrumpido de Super Mario Bros (Shigeru Miyamoto, 1985). Lo curioso del asunto es que, una vez con el libro en imprenta, sí que me he puesto a indagar sobre lo que habían escrito otros sobre el tema, y me he quedado helado con la falta de material existente. Ha sido por tanto un largo viaje en solitario (por lo menos durante los primeros años) hasta el día de hoy. Un viaje en el que han hecho acto de presencia, como suele ocurrir en este tipo de aventuras, la incomprensión, el ostracismo y múltiples arqueos de cejas ante lo que quería (necesitaba) contar.

Cine y videojuegos: un diálogo transversal se empieza a gestar, sin que yo me dé cuenta, desde el mismo momento en el que publico mi primer artículo en internet. Ya desde aquel lejano 2008 mis textos empiezan a hurgar en los mecanismos internos de la narrativa interactiva buscando lazos de unión con la cinematográfica. En Ecetia primero y en Gameover un año después, se crea a petición de un servidor la categoría Teoría del videojuego para dar cabida a esas reflexiones que no encajan en los lugares habituales. Cuando llego a VidaExtra se me resisten y, aunque es el lugar en el que más tiempo y mejor he estado (cuatro años como editor y ahora como colaborador), no han sido pocos los tirones de orejas por, como se suele decir vulgarmente, mear fuera del tiesto. Era habitual sacar de quicio al bueno de Alex C con artículos que pegan más en Blogdecine para, ya publicando en Blogdecine, escuchar exabruptos de su administrador del tipo: ¡Esto no encaja aquí! ¡Si publicamos esto los lectores nos van a matar!. Por supuesto, en ningún caso el universo se colapsó ni hubo ejecuciones en la plaza pública, por el contrario, algunos de aquellos artículos forman hoy parte orgullosa de mi primer libro.

Ha sido un duro trabajo de recopilación, de pulir, de escribir y reescribir, una y otra vez, una y otra vez. Pienso que he conseguido una estructura sólida, que Cine y videojuegos: un diálogo transversal se sostiene como obra en sí misma. Y sí, hay un fuerte componente teórico y didáctico en su interior, pero también cierto empaque literario. Me atrevería a decir que, a veces, incluso poético. Creo que, de alguna manera y desde su misma portada, es un libro bello. Deseo con humildad que mi visión os llegue al leerlo. A los cinéfilos, a los gamers, a los más jóvenes y a los que pintan canas, a ellos y a ellas. Creo que todos encontraréis pasión y sonrisas entre sus páginas. Press Start.

José María Villalobos

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

CERRAR